El juego
Buscar
K

La máquina del cosmos

Como es arriba es abajo

A tenor del impacto que este escrito hubo de tener en la obra de Holberins, parte de la cual constituía el proyecto de la ciudad virtual de Veel-Tark, cuya maqueta descansaba en el Complejo Bildung de Friburgo (Alemania), no resulta difícil entender la gran importancia que la deidad egipcia denominada Khepri cobró dentro de dicho proyecto. Su sentido transformativo, su renacer y su elevación desde los desperdicios resultaron reveladores para el misterioso científico.
Supuestamente, Holberins mandó construir una reproducción a pequeño tamaño de la maquinaria de engranajes que describe Athanasius en su manuscrito, y que fue incluida dentro de la propia maqueta de Veel-Tark. Esta maquinaria pasó a representar, entonces, el corazón de la ciudad; un escarabajo pelotero mecánico de ínfimo tamaño fue introducido en la rueda del atanor para que ejerciera el movimiento con la acción acumuladora de sus patas delanteras, haciendo que el aparato de engranajes girara de manera constante, día y noche, impulsado por la propia energía cinética. Toda la dinámica de la enorme y compleja estructura de Veel-Tark dependía, entonces, de la actividad de un minúsculo ser.